Consejos para bordar con abalorios

Los abalorios son el recurso más sencillo para dar vida a una prenda o un objeto. Puede que estés aburrida de alguna camiseta y quieras darle un aire renovado. O que prefieras lucirla una temporada más tras customizarla a tu gusto. Aunque nunca hayas bordado o realizado manualidades puedes aprender desde cero. Es fácil. En Hecoté nos encantará ofrecerte algunos consejos para bordar con abalorios. Así te divertirás mientras le das un toque personal a tu ropa, bolsos, cojines, mantas… ¡Las posibilidades son infinitas!

 

Bordar con abalorios: qué nos aporta

Los motivos para iniciarte en la personalización de tus prendas o accesorios son de lo más variados:

  • Renovar una prenda antigua para que parezca más actual y moderna. Esto nos permite reutilizar lo que ya tenemos sin tener que renovar nuestro vestuario.
  • Darle un toque personal que la convierta en un objeto único y exclusivo. Un cojín puede convertirse en un accesorio exclusivo mediante un bordado que te guste.
  • Decorar una prenda barata que no tenga ningún tipo de atractivo visual. Muchas veces encontramos ropa muy asequible pero sin ningún tipo de personalidad. Los abalorios le darán ese toque especial que necesita.

 

Consejos para bordar con abalorios: atrévete

Solo necesitas algo tan básico como agujas, hilos, los abalorios que más te gusten, un patrón que te sirva de guía en el diseño del bordado y el objeto sobre el que vas a trabajar.

  • Los abalorios. Existen tantas variedades que sería imposible numerarlas todas. Desde las básicas cuentas acrílicas de colores a las de ámbar, corales, cristal de Bohemia o de Murano, perlas cultivadas…
  • Los hilos. Lo más aconsejable es que la tonalidad de los hilos sean acordes con los abalorios. Pero quizás te gustan los contrastes o salirte de lo convencional. Las normas las pones tú. Lo que sí te aconsejamos es que sean resistentes, como los de nylon.
  • Agujas. La única condición a tener en cuenta es que pueda pasar fácilmente por el orificio de tus abalorios.
  • El diseño. En las revistas o en internet encontrarás múltiples diseños con los que trabajar. No obstante, el límite siempre lo pone tu creatividad.

 

¿Te animas a dar rienda suelta a tu imaginación?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *